La fisioterapia deportiva: concepto, técnicas y tratamientos

La Fisioterapia deportiva, ¿qué es?

La fisioterapia deportiva, es una especialización de la fisioterapia que, se encarga de tratar a aquellas personas con lesiones provocadas a raíz de practicar un deporte determinado y tener que acudir a una clínica de fisioterapia para ser tratado.

Las causas más comunes de las lesiones deportivas son la inadecuada preparación física, debido a que se salta la fase del precalentamiento y, por lo tanto, no se estiran los músculos aumentando así las posibilidades de sufrir una lesión. Otra causa común es el mal equipamiento deportivo y el sobreesfuerzo.

 Técnicas más comunes de la fisioterapia deportiva

  • Masaje deportivo: con esta técnica, el profesional fisioterapeuta puede hacer que el paciente prevenga una lesión o se recupere de esta. Los masajes deportivos son también importantes aplicarlos a un paciente que vaya a acudir a un evento deportivo o profesional.
  • Terapia manual: este tipo de técnica se aplica directamente en zonas del cuerpo donde se encuentran músculos y articulaciones claves para el cuerpo, con el fin de mejorar las condiciones de estos.
  • Estiramientos activos y pasivos: la diferencia entre ambos radica en que los estiramientos activos son aquellos que se realizan antes de la práctica deportiva, mientras que los estiramientos pasivos son aquellos que se realizan tras terminar el ejercicio físico.
  • Propiocepción: el sistema propioceptivo es aquel que se encarga de recibir la posición y el movimiento del cuerpo, es por ello que existen una serie de ejercicios con el fin de mejorar este sistema.
  • Kinesiotaping o vendaje neuromuscular: consiste en aplicar directamente una tira elástica y fina de algodón al músculo, este producto permite una mayor amplitud de movimiento en comparación con las vendas blandas atléticas tradicionales.
  • Cyriax: Es una técnica manual y física, que sirve para tratar laceraciones tendinosas y ligamentosas.

Lesiones más comunes de la fisioterapia deportiva

  • Sobrecarga muscular: a raíz de sobreesfuerzos físicos continuados.
  • Laceración muscular: suele ser de las lesiones más comunes, según el tipo de deporte se puede localizar en un músculo u otro.
  • Lesión articular o ligamentosa: esguinces, luxaciones o artritis.
  • Lesión tendinosa: engloba la tendinitis y las roturas de estas.
  • Alteración muscular: agujetas, contracturas, calambres, etc.

Deja un comentario